* Espacio Interior (97x198) -fondo oro-

Imagina un átomo. Ahora observa que la distancia que hay entre el núcleo y el primer electrón es mayor que la que separa la Tierra del Sol... Y en ese gran espacio microcósmico flota un inesperado objeto, construcción, nave... viajando entre soles y electrones.
.
Ahora piensa en ti. Y observa que cada una de tus células (y tienes unos 30 billones de media, dependiendo de tu tamaño) hay una espiral de ADN con tu código genético. En cada célula. Si una de esas espirales se estirara mediría unos dos metros... que multiplicados por 30.000.000.000.000, son... Y llegados a este punto, casi mejor que no te pongas a pensar en tus átomos...
.
Hay cosas que superan tus fantasías más salvajes, y están dentro de tí.
.
Mira hacia el Espacio Interior y descubrirás la realidad fantástica del Universo.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

te has parado a pensar que cuando tocas algo que te gusta, incluso cuando tocas algo que no te gusta... en realidad, no existe contacto físico entre tu cuerpo y el otro cuerpo... a nivel molecular los espacios infinitos que describes en tu cuadro están llenos de campos de energía que lo mantienen todo unido, así pues, tocar, eso que nos gusta tanto, solo es un intercambio de energías, y claro la energía no es materia... dicho de otro modo, tocar lo que se dice tocar, no tocamos ;)
por cierto, me encanta el cuadro!
un abrazo nacho...

Antonio Urrutia

alex dijo...

Solo con ese fondo tan ...tan...rico, ya
seria suficiente.
Creo que si la nave fuera mas abstracta, menos dibujada, mas sutil, me crearía mas sensación de algo nuevo...es un poco el castillo de "Merlín" el encantador.Inevitablemente me lleva a ese mundo...
Yo que lo he visto al natural, recuerdo el impacto de su grandeza, parece que este vivo!

felicidades!

mercedes dijo...

Como siempre que veo un cuadro tuyo me transmite unas sensaciones extraordinarias. En este la primera ha sido de grandeza y ya cuando he profundizado en el tema se me escapa del pensaamiento. Ese dorado de fondo es como yo veo mi interior y mis células recorriendo el Universo en esta gran nave para protegersen de las invasiones a las que están sometidas.
Me gusta mucho el cuadro y eso viéndolo al tamaño que se puede, al natural ¡¡impresionante!!
"Muchas felicidades Nacho"

Merche

Mix dijo...

Dice Antonio, persona sabia y/o leída, que dado que intercambiamos energía cuando creemos que estamos "tocando", en realidad no es así, puesto que la energía no es materia. Yo, como no soy tan leído, o tengo peor memoria, no estoy tan seguro de eso. Einstein andaba con este tema, en sus Teorías de la Relatividad Gral y Especial (coom MacDonalds, Big o supreme), y creo que se podría discutir si la energía es o no materia, o si, en realidad, materia y energía son la misma cosa.
Observo preocupado que he usado dos veces la expresión "en realidad". Grave error, puesto que sí está claro, en un sentido metafísico, que "la realidad " no existe. En cambio, la última y mayor obra de Nacho sí existe, y se multiplica en la pared de su estudio, en este blog, en la carpeta de mi MAc , donde guardo prodigios como este que nos ocupa. Luego, finalmente, ¿por qué llevo tanto rato sin decir nada útil? Serán las ganas de compartir. Por lo que, concluyo: gracias Nacho, por provocar.
(¿no estábamos hablando de arte?)

Anónimo dijo...

Hola Nacho, que bonito cuadro. Si lo miro por la izquierda, me recuerda al halcón milenario de una época remota que juega al pilla pilla a orillas de un agujero negro, que va y viene y se adelanta al pasado y regresa al futuro. Y si lo miro por la derecha me recuerda a un Lecuocito sidero-urbano acarreando a toda su estructura de inteligencia y como atroz bestia, espera a aquel a ansiado virus que nunca llega, para ser engulido tarde o temprano hacia sus entrañas mas mortales.

Mañana tengo mi último exámen. Si lo apruebo, fin de trayecto.

Un besote.
Miquel

Anónimo dijo...

El fondo es fantástico. La nave me resulta demasiado "evidente". Me encantaría verlo al natural...¿porqué no me lo regalas?
Sigue, sigue...

Neurosis

Anónimo dijo...

El comentario de Neurosis me ha gustado tanto como el cuadro!, de esta manera Nacho nos podría dar un pedacito de cuadro a cada uno, y cuando lo tenga que exponer en una Galería nos tendríamos que reunir ahí para hacerlo realidad otra vez, un cuadro viviente como su mensaje intrínseco.
Un beso enorme y un gran abrazo para ti Nacho. Tu amiga, Mia Valdez

MARTA dijo...

Siempre se debe buscar aquello donde se perdió y a veces las cosas que perdemos las intentamos buscar en un infinito exterior en el que nos perdemos sin encontrarnos cuando aquello que perdimos lo hicimos dentro de nosotros mismos en nuestro propio universo infinito y viajamos vagando a la deriva como una máquina sin rumbo que divaga en los arrecifes de lo indefinido.